sábado, 15 de julio de 2017

EN POS DEL MAESTRO


 
 


 

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.”
San Lucas 9:23

 

E
ste era el llamado del Maestro a quien quisiera ser Su discípulo. Una cosa es creer en Jesús, ser un admirador de Su vida y enseñanzas, y otra ser un discípulo Suyo. En términos actuales, podríamos decir que es muy distinto ser un fans de Jesús, que siempre está al tanto de Sus prédicas y eventos, pero muy diferente es pertenecer a Su equipo. Un discípulo es alguien cercano al Maestro, uno que no sólo escucha y admira Su Evangelio sino que también lo pone en práctica. 

Él nos dice: Si quieres ser parte de Mi equipo, niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme a donde Yo quiera llevarte. En muchas oportunidades el discípulo tendrá que escoger entre lo que le place y lo que conviene al Reino de Jesús; esto es negarse a sí mismo. Tomar la cruz es aceptar aquellos dolores que la vida da a cada persona en este mundo; para unos es una enfermedad incurable o una discapacidad, una situación social difícil, una debilidad o la ausencia de alguien que se amó. Tal dolor se entrega a Cristo, quien sufrió todo el dolor de la Humanidad en la cruz del monte Calvario. Cada día habrá de tomar su cruz el discípulo y seguir al Maestro con fe, amor y esperanza. Es el camino que Jesús nos invita a recorrer junto a Él.
 
 

lunes, 27 de marzo de 2017

ORACIÓN DIARIA


 

 

“Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.” (Salmos 55:17)
 

E
stas palabras forman parte de la plegaria que eleva el rey David a Dios, pidiendo la destrucción de sus enemigos traicioneros. Dice que con furor lo persiguen y que llega a sentir tanto miedo que quisiera volar lejos, como una paloma. Sólo ve maldad, corrupción y violencia en la ciudad. Su propia sangre le persigue y quiere matarlo. Mas él confía plenamente en Dios pues sabe que si echa sobre el Señor su carga, Él le sostendrá. Confía en Dios que “No dejará para siempre caído al justo” (Salmos 55:22)  

A pesar de la fe de este rey en Jehová, su Dios; a pesar de sus riquezas, magnificencia y poder; a pesar de disfrutar del amor de sus esposas y concubinas; de sus triunfos en batallas; a pesar de sus dones artísticos como salmista, poeta y músico; en fin a pesar de todas las bendiciones que le dio el Señor, también tuvo su cuota de sufrimiento, ya producto de la disciplina que Dios quería darle, ya de su propia desobediencia y pecado. Fue cruelmente perseguido a muerte en su juventud por el envidioso rey Saúl; y ya mayor fue odiado por su propio hijo, Absalón, quien muere en forma trágica. 

Como David, todo ser humano se verá en la vida enfrentado a situaciones de conflicto y dolor. Y también, como él, podemos confiar en Dios y echar sobre Él nuestras cargas. La fórmula es muy sencilla, tener un breve encuentro personal con Jesús cada día en tres momentos: por la mañana, al mediodía y por la tarde. La promesa de la Palabra de Dios es que Dios oirá nuestra oración. 

Le invito a hacer suyo este versículo y ponerlo en práctica desde ahora:
 
“Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.”